A veces nos comemos demasiado la cabeza intentando idear alguna estrategia y o pensando en las recompensas que podemos ofrecer a nuestros usuarios de Facebook. Normalmente proponemos una prueba para que participen los usuarios y les ofrecemos un premio a cambio. Pero lo realmente mágico en social media es cuando no tenemos que ofrecer nada e igualmente nuestros usuarios participan.

Os vamos a presentar una campaña de Olla Condoms que nos sirve como ejemplo para esta máxima que querremos mantener.  A su departamento de marketing se le ocurrió la idea de qué a muchos hombres la lejana posibilidad de tener un bebé era algo que asusta o inquieta. ¿Qué pensaron entonces? Remangarse y comenzar a crear una barbaridad de usuarios fake con fotografías de niños, nombraron a cada uno de esos niños como los usuarios que habían localizado entre su target de potenciales clientes y añadieron la palabra Jr detrás. Pero solo con eso no bastaba, había que darles visibiliad, por ello comenzaron a enviar solicitudes de amistad con estos perfiles falsos o todos sus supuestos padres. El resultado fue de lo más divertido y lo podéis ver en este vídeo:

Es cierto que se infringieron algunas de normas de la política de Facebook, pero la cosa no llegó a mayores ni causó ningún problema debido a que no se dañó la imagen de ninguno de los usuarios ni supuso ningún tipo de publicidad intrusiva.

Una vez más se ha demostrado que la estrella de Facebook no es su publicidad, a pesar del centro de atención para empresas que ha sacado Facebook recientemente, sino que nosotros somos las estrellas, las personas, y la creatividad con la que utilizamos una herramienta que aun con el paso de los años no deja de darnos más y más posibilidades.