Se habla mucho de la importancia de interactuar con el usuario para generar engagement, y una participación activa del usuario en tus acciones. Pero ¿cómo?

Una estrategia que está volviéndose muy común entre las marcas es a la gamificación. El uso de mecánicas de juegos y aplicaciones con las que el usuario se divierta y en cierto modo, sí porque no decirle, le enganchen, le creen adicción al juego y por tanto, a la marca. A través de la gamificación las marcas pueden generar engagement, nuevas experiencias e incrementar sus ventas.

Louis Vuitton y su juego de la oca

La lujosa firma francesa ha creado un tablero exclusivo a modo de catálogo interactivo. Cuando un consumidor opta por iniciar la experiencia, elige una de entre las 39 casillas al azar y aparecerá una animación que le mostrará el producto sobre el que ha caído. Al final de cada animación aparece un mensaje indicando al jugador si debe avanzar o retroceder un número determinado de plazas. Con ello, los jugadores pueden descubrir una selección de regalos para las vacaciones de navidad de una forma entretenida.  Y para los fans más fieles, cuenta con su propia app disponible en iTunes y Google Play donde ofrece todo tipo de contenido adicional y exclusivo.

Pero no os asustéis, no hace falta generar una aplicación para gamificar. También puedes basarte en la poderosa red social de Facebook. Son varias las marcas que generan contenido para atraer al usuario basado en juegos como adivinanzas, encontrar las diferencias… y un sinfín de posibilidades.

Philadelphia

La marca de queso cremoso sabe que tipo de imágenes les gusta más a sus usuarios, las de los juegos. De esta forma además de recetas muy apetecibles, es normal ver imágenes inspiradoras y otras que te animan a jugar. Una forma de que los usuarios dejen sus comentarios y esperan ver si han aceptado la respuesta, y por tanto, establecer una relación con ellos y crear una pequeña comunidad.

gamificación Philadelphia

Y tú, ¿te animas a jugar?