Si hasta hace poco la innovación para los comercios estaba en su inclusión en las redes sociales -preferiblemente con un e-comerce que la acompañe- una nueva tecnología comienza a despuntar en EEUU y nos acerca más al futuro de “el internet de las cosas”. Se trata de iBeacon, la aplicación de la que oíremos hablar este 2014 en el mundo del comercio y la tecnología.

Hace un mes que Apple lanzó este nuevo sistema en sus tiendas de EEUU. Para los no aficionados a la empresa de Cupertino, por si no habéis oído hablar aún, se trata de una tecnología que permite enviar notificaciones push a los usuarios de IOS basándose en su ubicación dentro de los comercios.

La finalidad del sistema iBeacon es que el consumidor que entre en una tienda, o simplemente pase por delante, cuente con información instantánea de lo que puede encontrar en el interior. Esto le permite a la empresa conocer los hábitos de su cliente y orientarlos hacia posibles compras. Con ello se espera cambiar la experiencia en las tiendas físicas al ofrecer una atención más personalizada y mayor cantidad de información.

Eso sí, tiene sus condiciones. Para que esto suceda, debes haber descargado previamente la app, además de activar la opción de recibir mensajes a través de la geolocalización. Y como no, estar actualizado con la última versión iOS 7 y tener el bluetooth activado.

Entonces ¿qué obtiene el cliente tan ventajoso como para querer instalar iBeacon? La principal ventaja es que permite la posibilidad de realizar pagos con el propio móvil, ampliando la comodidad y ahorrando espacio en los bolsillos a tarjeteros. Además de recibir mensajes personalizados como avisos de cuanto un producto que tenías en lista de espera se encuentra disponible, ofertas y promociones exclusivas, y llevando todo a su terreno, actualizar tu iPhone por uno nuevo.

Eso sí, pese a que traten de vender la personalización de la experiencia se observan de un simple vistazo dos desventajas principales: que se trate de un app exclusiva para dispositivos móviles iOs, y lo molesto que puede resultar el recibir continuas notificaciones push. En esta primera fase que aún no se ha expandido su tecnología puede dar igual, pero imaginaros un futuro en el que vayas andando por la calle y tu móvil no pare de recibir avisos de tiendas, sí es innovación y avance, pero no digáis que no parecería molesto y un “peligro” para aquellos con vena consumista. Ah, sin olvidar el gasto de batería que supondrá, esperemos que para entonces ya se haya solventado algo más su duración.

En cuanto a los planes del futuro para esta aplicación, esperar que otros comercios minoristas obten por implantar esta tecnología en sus tiendas. Marcy’s fue la primera tienda -no Apple – en instalar iBeacon. Además de como no, su expansión internacional.